Que es, como elegir, tipos…

Latest

Qué es un emisor Térmico

El emisor térmico, llamados también emisor termoeléctrico o ecoemisor puede ser de dos tipos:

•De fluido
•De tecnología seca
La mayoría de los disponibles en el mercado son de fluido. Los de tecnología seca proporcionan una respuesta más rápida a la generación de calor mientras que los de fluido tienen una mayor inercia térmica por lo que aunque tardan más en calentarse también mantienen el calor en su interior durante más tiempo. En ambos casos constan de un cuerpo de aluminio y una resistencia que en un caso calienta el fluido y en el otro unas placas de alta capacidad calorífica.

El tamaño de los aparatos de fluido térmico varía en función de la potencia, que viene determinada por el número de módulos o elementos que presentan. Cada módulo aumenta el consumo y la capacidad calorífica en aproximadamente 125 watios y las dimensiones del aparato entre 8 y 10 cms.

En los emisores de tecnología seca no es aplicable esta relación ya que se trata de un cuerpo de calefacción de aluminio sin fluido que varía la capacidad de generación de calor en función de la potencia aplicada sobre la resistencia que hace funcionar el aparato. Por ello los emisores de tecnología seca son ligeramente más estrechos, más pequeños y con un diseño más flexible al no estar definidos físicamente por módulos de fluido independientes.

En ambos casos los emisores se pueden dividir en:

•Analógicos
•Digitales

Esta misma tecnología se aplica también a los toalleros eléctricos o secatoallas.

Las principales casas que comercializan este tipo de aparatos son Haverland, Ufesa, Fagor, Rointe, Acesol, Cointra, Ferroli, Delonghi y Atlantic.

Emisor térmico y acumulador de calor.

El uso de un emisor térmico en locales y superficies amplias es aconsejable como complementario de otros sistemas de calefacción. En un entorno de calefacción eléctrica lo más aconsejable hasta ahora sería su uso con acumuladores de calor beneficiándose de la tarifa nocturna, pero recientes cambios en la legislación relativa a este tipo de contrato hacen preciso un estudio más detallado de las instalaciones, pues lo que antes estaba gravado con un 3% en la tarifa día, ahora lo estará en aproximadamente un 35% en las horas en las que presumiblemente más se utilizará el emisor térmico.

A diferencia del emisor, los acumuladores están diseñados para generar calor durante toda la jornada con un coste reducido ya que su consumo se realiza exclusivamente durante las horas en las que el consumo está bonificado con un descuento de aproximadamente el 50 % en la tarifa eléctrica. Este sistema es más recomendable cuando la vivienda esté ocupada durante todo el día en lugares muy fríos o casas con escaso aislamiento o con una situación geográfica más desfavorecida.